Invierno (2014)

Tenía la mirada fría y azul. Cuando reía, lo hacía sólo con un esbozo triste  y cansino. Sus escasos abrazos nunca daban calor, acaso distancia. Nada sabía de melancolías ni de ternuras. Era más noche que día y el color dorado de su pelo recordaba las tardes cortas y tibias de enero. Podía ser plácida y tormentosa a la vez, turbia e inclemente  o impredecible como un febrero alocado por eso cuando se marchó, sólo le pude decir : “Adios  Invierno”.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: