Otoño (2013)

Le pregunté al viento del Norte quién era el Otoño y me mandó una ráfaga de aire fresco y benefactor que me alivió de las últimas y pejigueras calores del estío. Luego, le pregunté a qué huele el otoño y al momento, me vi asaltado por mil fragancias que me recordaban a los dulces melocotones, chirimoyas, uvas pasas, nueces y castañas que tanto me evocaban la niñez perdida. Volví a insistir por el color del Otoño y él me mostró una maravillosa paleta de colores ocres  y amarillos que había traído de las tierras castellanas de la meseta. Al final, me atreví a preguntarle por la luz del otoño, el viento roló a poniente y me mostró a Cádiz desde el mar, en un cálido y dorado atardecer que parecía un bajel meciéndose plácidamente en el ocaso. Al final me regaló un aroma de mujer que me llegó hasta el alma.
Ahora ya sé que es el otoño.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: