Otoño (2014)

No son las hojas secas que alfombran el bosque. No es el viento de vendaval que hace desertar a los paseantes de la muralla. Ni, tampoco, la llovizna mustia que adormece la tarde. Es el sentimiento hondo y profundo que nos trae recuerdos de otros tiempos, de los amores perdidos, de los abrazos olvidados, de las risas sin motivo. Es el mirarse a los ojos frente al espejo y contemplar como ha pasado la vida por nuestro rostro. La ceniza del pelo, las arrugas inclementes y el gesto de hastío y lejanía que nos adorna el gesto. Ese es el verdadero Otoño. Ahora solo nos queda la duda de coger el tren de regreso o darnos una tregua esperando otro con la ilusión de que traiga retraso.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: