Verano (2013)

Tras la persiana se vislumbra la ciudad cegada por una luz inclemente. Desertadas, las calles solitarias solo recogen el eco de algunas osadas y fantasmales figuras  que se ajetrean buscando sombras redentoras que alivien su travesía por el desierto infernal del mediodía; su visión reverbera ante nuestros ojos. Refugiados en la penumbra, indolentes y ociosos, esperamos la llegada salvadora de la noche y como resucitados que salen de sus tumbas, buscamos afanosos las balaustradas y las orillas para recibir  la  brisa marina que nos hará revivir. Duro el verano, infierno adornado de luces de neón. ¡¡Ojú, qué caló!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .