Verano (2015)

Recostado, indolente, con el vino refrescado y la persiana apenumbrando la estancia, te dejas llevar por imágenes antiguas y evocadoras y con la mirada entreabierta, apenas vislumbras el rincón donde descansa la cámara sola y espectante. Sabes que la pereza es la enemiga de la inspiración y aliada del hastío. Te prometerás que mañana volverás al oficio, que buscarás entre los escombros de la memoria aquella idea vieja que dejaste al resguardo para los días de sequía. Pero también sabes que mañana será igual, que la luz inclemente que reverbera al otro lado de la persiana, te estará esperando a las puertas del infierno para matarte la afición y quemarte los sentires. Y, además, allí afuera están ellos, con sus gritos, sus sudores, sus camisetas, sus chanclas, sus niños, sus perros y con “tó sus…….avíos”.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: