Moguer, Feria de Época – Juan M. Beardo

Este pasado invierno realicé un viaje a, para mí, la casi desconocida provincia onubense. Debo confesar que mi sorpresa fue tremenda, ya que no podía figurarme la riqueza de contrastes y matices que fui descubriendo al paso de los días. Tanto la costa como el interior poseen una diversidad tan rica, que es un gozo el peregrinar pueblo a pueblo por su geografía y disfrutar de sus sugestivos paisajes. Una mañana de sábado decidí visitar Moguer; debo confesar que era más por el peso que tenía en mí el que fuese pueblo natal de Juan Ramón Jiménez, que por cualquier otro detalle. Cuando llegue sentí un leve sentimiento de rechazo, ya que se celebraba una especie de feria o fiesta y eso conlleva siempre bullicio, ruido y algarabía. Pero me equivoqué de pleno. Primero me encontré con un pueblo luminoso, limpio y de una blancura rutilante. Luego me enteré de que la fiesta se llamaba Feria de época 1900 y pretendía evocar aquel Moguer del tiempo de Juan Ramón y Zenobia. Quedé prendado de la placidez de la fiesta, tranquila sosegada y un pueblo entero vestido a la moda de primeros de siglo XX , gente encantadora con un punto de elegancia natural raro de encontrar en estos tiempos y que posaban con orgullo ante mi cámara. Hasta la música ambiente había sido escogida con sumo gusto. Este pequeño reportaje es la muestra del día que descubrí Moguer, prometiéndome volver y disfrutar de su ambiente y de la amabilidad de sus gentes.

Ver fotos

3F Recluido

Cuando nos enteramos de que habíamos sido condenados a esta reclusión indefinida, pensamos que un virus no era suficiente para romper nuestra relación de amistad y camaradería de tantos años. Entonces imaginamos cómo sería nuestra reclusión ideal: en principio sería todos juntos, no cantaríamos por los balcones, no mandaríamos mensajes lacrimógenos por las redes y luego, por supuesto, no tendríamos ningún propósito de enmienda. Nos defenderíamos del bicho con medidas higiénicas a base de alcohol: amontillado, palo cortado, manzanilla y buenas cosechas de tintos, serían nuestra mejor defensa. Y si después de todo, el virus decidiera atacarnos, pues que nos cogiera a los cuatro juntos. Esta es la recreación de nuestro confinamiento. Esperamos que el Covid-19 ,tiene guasa el nombrecito, se vaya pronto al mismísimo carajo. Hemos dicho.

tomas originales

El Encanto de lo Simple. TerceroEfe

Un día sales a la calle y te quedas prendado de una sombra inclinada que corta la vertical de una esquina, luego ves el juego asombroso de unos pretiles de azoteas recortados por un cielo potente intensamente azul, un disco de circulación que se recrea en una encalada pared, el enervante cruce de verticales y horizontales de un hueco de escalera como en un perfecto baile geométrico, un atrevido paso de peatones que desafía al que lo quiere mirar o comienzas a notar que entre los edificios y las calles de las ciudades existe un secreto pacto para conservar y jugar con la armonía.
No te extrañes, estás empezando a ver de una forma distinta y audaz, con ojos curiosos y estrenas una mirada libre. Y, entonces, querrás atrapar las formas, las luces y las penumbras. Pero, al fin, podrás decir con satisfacción y deleite que has quedado atrapado por EL ENCANTO DE LO SIMPLE.

fotos

Bodegones – Calendario 2020

Llamados comúnmente “naturalezas muertas”, es en España donde adquieren el nombre popular de bodegones, quizá influenciados por esos establecimientos de comidas donde se exhibían los alimentos en un rincón del mostrador. Aunque ocupaba el escalón más bajo de los géneros pictóricos -los paisajes, retratos, escenas cotidianas y simbolismos religiosos estaban mejor valorados- el bodegón siempre ha sido tema utilizado por los pintores desde los albores del arte.
Pero es a partir del siglo XVII cuando los grandes pintores holandeses empiezan a explorar y a mostrar su maestría haciendo bodegones. En España los maestros del barroco buscan nuevos aires para mostrarse fuera de los simbolismos religiosos y buscar una libertad creativa donde lucir su buen oficio. Velázquez, Zurbarán, Murillo, Caravaggio y sobre todo Sánchez Cotán, mostrarón su gran destreza en este género pictórico. Luego, hasta nuestros días, todos los grandes maestros de la pintura, han hecho sus incursiones en los bodegones.
La fotografía, siempre hermana de la pintura, desde sus comienzos hizo que los fotógrafos también buscaran en el bodegón una manera de mostrar su manejo de la luz, de los encuadres y las proporciones. Raro es el autor que no haya explorado este mundo tan sugestivo.
Este año desde Terceroefe, queremos hacer una visón personal de los bodegones y darle la importancia que creemos tiene en el mundo de las artes plásticas y de paso, desearles a todos nuestros amigos y seguidores un buen Año Venidero.

Ver/Descargar almanaque aquí

TerceroEfe os desea lo mejor

Os deseamos todo lo mejor para estas fiestas y el año 2020

Felices fiestas de 3F

 

Norte de Italia II – Rafael Sánchez

Segunda parte de la colección “Norte de Italia”

Ver Fotos

Entrevista a 3F en Onda Cádiz TV

Entrevista realizada el día 4 de octubre de 2019 en Onda Cádiz TV