Faros. Juan M. Beardo

PortadaA veces, cuando viajo errante y paso cerca de algún cartel que indica la cercanía de un faro, me resulta muy difícil el vencer ese extraño influjo que me obliga a tomar el desvío que lleva, casi siempre, a un distante promontorio donde se erige una farola solitaria. Debe ser por mi pertinaz carácter melancólico y mi eterna atracción por la soledad, lo que me hace acercarme hacia esos lugares y fijar la mirada extasiada en el mar rugiente y proceloso. Pensar en la imagen literaria y poética del farero en las noches de galerna y temporal escudriñando las tinieblas sorbiendo impasible un jarro de café con ron, mientras manda sus destellos salvadores a los barcos perdidos, hace que regresen los recuerdos infantiles de aquellas novelas de capitanes intrépidos y contrabandistas osados.

Estas fotografías carecen de todo merito, pero son postales de mis años de viajero y son como un antídoto al turismo y un ejercicio de memoria pleno de momentos gratos e inolvidables.

Ver Fotos

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: